4/15/2017

Tagged Under:

Receta Cuajado Oriental

By: Glango On: 15:14
  • 🙋Compartelo!😍 ➥



  • Lo que necesitas:
    2 plátanos maduros.
    4 papas medianas.
    ½ kilo de pescado.
    8 huevos.
    1 rama de cebollín (cebolla larga).
    3 dientes de ajo.
    1 cebolla grande.
    1 pimentón grande.
    4 ajíes dulces.
    3 tomates.
    Aceitunas al gusto.
    Alcaparras al gusto.
    Uvas pasas al gusto.
    Sal y pimienta al gusto.
    Lo que debes hacer:
    Fríe los plátanos en tajadas bien finas. Pela las papas y córtalas en láminas y sancóchalas en agua con sal.
    Aparte, prepara un sofrito con la cebolla, el cebollín, el ají, el pimentón, el ajo, los tomates, las alcaparras, las aceitunas cortadas en rodajas y las uvas pasas. Si quieres agrégale las hierbas de tu preferencia (a mí me gustan las francesas o las italianas) y échale un chorrito de vino o de salsa de tomate natural, pero sin pasarte para que el cuajado no te quede como una sopa. Une el sofrito al pescado desmenuzado (si es fresco debes sancocharlo primero y sacarle todas las espinas) y salpimenta.
    Aparte bate bien los huevos y agrégale sal y pimienta.
    En un molde refractario o en uno para hornear (me encantan los que vienen revestidos de cerámica porque jamás se pegan las preparaciones) coloca una capa de plátano, otra de pescado, otra de papas… si te sigue sobrando continúa armando capas hasta finalizar.
    Agrega los huevos batidos por encima (la idea es que todo quede cubierto con ellos, así que si hace falta agrega más huevos batidos).
    Cubre el molde con papel de aluminio y mételo en el horno por unos 40 minutos hasta que el huevo esté bien cocido.
    Acompaña con una ensalada verde, no hace falta que le pongas más carbohidratos como acompañantes porque ya tienes un montón adentro del cuajado. Acompaña con vino tinto, bebida de Dios.
    Los trucos:
    La receta original lleva mapuey, puedes cambiarlo por las papas. Le da un toque morado, dicen que en honor al Nazareno. Donde yo estoy lamentablemente no he podido encontrar ese tubérculo.
    Usa el pescado de tu preferencia o el que tengas a mano. Las abuelas lo hacían con pescado salado (pero la verdad es que yo no me atrevo), pero también queda fabuloso con algún pescado marino bien fresco (cazón, dorado, carite, atún, chucho. Como vivo en Bogotá, bien alejada del mar, me tocó echar mano de los conservados, así que opté por tres latas de atún en agua, bien escurridas.
    Aunque los puristas sentirán repulsión con lo que voy a escribir, debo confesar que en otras épocas también he hecho este pastel con pollo desmenuzado o con carne molida en lugar de pescado y queda maravilloso.
    Cuando me provoca le pongo también un poco de queso rallado (queso blanco, pecorino, parmesano o paipa –uno típico colombiano-). Lo puedes incorporar en la cantidad que gustes al huevo batido, o sólo ponérselo por encima al pastel justo cuando termines de armarlo y antes de meterlo en el horno. Quedará con un gratinado envidiable.
    Si no te gustan las alcaparras, las aceitunas o las uvas pasas, entonces no la uses. Aunque debo decirte que perderá parte de ese sabor venezolano caracterizado por la combinación de lo dulce, lo ácido y lo salado.

    0 comentarios:

    Publicar un comentario